Dolores por crecimiento: ¿cuándo debemos preocuparnos?

by Ehsan

Dolores por crecimiento: ¿cuándo debemos preocuparnos?

[ad_1]

Muchos niños presentan dolores en las piernas, sobre todo, en muslos y pantorrillas, que suelen darse en ambas piernas y, en ocasiones, alternar la izquierda o la derecha. Normalmente, estas molestias suelen ocurrir al final del día, antes de dormir Oh Durante la noche cuando los peques estan mas cansados y es que, Durante el día ¡no paran! Estas molestias se conocen como dolores por crecimiento y suelen aparecer en edades comprendidas entre los 2 y los 12 años, “siendo más frecuentes entre 5 y 7 años, y más habitual en varones”, detalla la Dra. Marta Garín Montañez, pediatra (www.dragarinpediatra.com).

Lo cierto es que en esas edades los niños creceneso es innegable y, además, “también presentan estos dolores con Frecuencia relativa (1 de cada 5 niños) pero, ¿se deben al crecimiento? La respuesta es no’”, asegura la doctora.

Usualmente, a estas molestias se les denominan dolores por crecimiento, pero «si somos ortodoxos, los dolores de crecimiento no tienen que ver con el crecimiento en sí, es decir, aunque reciben ese nombre, non es el crecimiento el que cause el dolor. Ocurre como con tantas cosas en pediatría que se dan dos sucesos concurrentes pero que no son causa y consecuencia”, explicó.


¿Cuáles son las causas de los dolores por crecimiento?

No existe una causa para los dolores de crecimiento, ya que el dolor no aumenta cuando el niño ‘pega un estirón’, ni florece a los huesos ni tampoco a las articulaciones. «La causa es deconocida y se barajan varias posibilidades como que el dolor tenga que ver con la intensa actividad diurna. Sí que estas edades nuestros hijos pasan el día saltando, trepando, bailando, y ‘haciendo de cabra montesa’, es posible que provoque la parición de las molestias a última hora del día”, sugiere el pediatra.

Los peques al explicar estas molestias dicen tener «un dolor ‘por dentro’ que solo ser bilateral (en las dos piernas)”, con más intensidad en una pierna que en otra, y este va variando de un día a otro. Estos dolores “son muy comunes en la parte posterior de las rodillas, la cara anterior de los muslos o las pantorrillas”, detalló el Dr. Garín.

No existe una forma de diagnóstico ya que no hay pruebas que puedan determinar el origen de dichas molestias, lo que los pediatras referidos es que no van asociados a otros síntomas:

  • sin ropa fibroso.
  • sin heno edema (no hinchar las tejas).
  • los montón está bien (no hay cambio en la coloración de la zona).
  • El Estado general Es bueno
  • Y, por supuesto, no precipita cojera.

“Es decir, aunque el niño se queja en la tarde/noche de dolor de piernas se encuentra bien, corre, salta y juega sin problemas y nunca cojea”, explica la doctora.

Niño con dolor en la pierna©AdobeStock

[ad_2]

Source link