‘Mi hijo dice que quiere ser ‘youtuber’, ¿qué peligros tiene?’

by Ehsan

‘Mi hijo dice que quiere ser ‘youtuber’, ¿qué peligros tiene?’

[ad_1]

Los datos lo confirman. Uno de cada tres menores de edad dice que quiere ser hombre de influencia. A la pregunta tan clásica de ¿Qué quieres ser de mayor? Ya no hay una respuesta como las de siempre: profesora, policía o futbolista, entre otras muchas otras generalmente atractivas para los niños. Ahora, con las pantallas de por medio, los referentes profesionales han cambiado para los menores de nuestro país. Así lo confirma un estudio realizado por el Centro Reina Sofía sobrio Juventud y Juventudquien asegura que es mucho más lamativo dedicado a plataformas digitales como Youtube, Instagram, TikTok o Twitch.

Si, eso, los niños españoles pasan de media cuatro horas al día ante una pantalladel culo, 80 minutos están dedicados a plataformas de video en línea o sociales, según confirma el último informe elaborado por Qustodio, una plataforma que trabaja por la seguridad y bienestar digital de las familias. Tanto, no es de extrañar que Ibai, Dulceida y TheGrefg sean de los rostros más conocidos por los adolescentes en la actualidad. Pero no solo a esta edad, sino que lo que más triunfa entre los niños pequeños son Las Ratitas, TeamNico y Los Juguetes de Arantxa, que no son precisamente series de televisión, sino canales de YouTube pensados ​​para la etapa infantil. Hay millones de seguidores. Después de leer todo esto, ¿a que no te extraña cuando tu hijo te dice que quiere ser hombre de influencia? Así es, el auge de influenciadores ha llegado ya a todos los rangos de edad, pero ¿somos conscientes de los peligros que entraña?

Cada vez más presencia de menores en las plataformas digitales

España cuenta con casi 10.000 creadores profesionales de contenidos online que se reparten, mayoritariamente, en las propias redes sociales preferidas por nosotros: TikTok, Instagram y Snapchat. La presencia de Pero empezó a aumentar en plataformas de vídeo online, como Youtube o Twitch. El estudio realizó para la plataforma antes citada, Del cambio a la adaptación: vivir y aprender en un mundo digitalrevela que «Cada vez hay más menores con presencia en redes sociales y plataformas de vídeo». De hecho, uno de cada diez adolescentes suben contenido a cualquiera de estas plataformas con el objeto unificado de intención de convertir en hombre de influencia. Una supuesta profesión para la que los niños o las familias no están preparados, pues ni ellos (ni seguramente nosotros como padres) somos conscientes de los riesgos que conlleva la continua subida de datos y contenido a las redes sociales.

Riesgos de que nuestro hijo se convierta en ‘influence’

Pérdida de privacidad

Al crear un perfil, nos dicen desde Qustodio, «en cualquier red social, da igual, los usuarios sept obligados a facilitar una serie de datos personales», desde el correo electrónico hasta la edad, el sexo o el número de teléfono. sin embargo, esta información solicitada puede ir a más medios esa influencia aumentará en popularidad. ¿Para que? Porque los seguidores quieren empatizar con ellos, conocer más sobre su vida y es «muy sencillo que el propio menor revela información privada como el lugar de residencia de la familia, a que se dedican sus padres o problemas personales de cualquier miembro de la familia» .

Pone en chaqueta su intimidad

Este problema, sobre todo, «es un tema especialmente sensible en las plataformas de vídeo». El hueso serpentinas exponerse a la intimidación mostrando su rostro o parte de su físico, pero además también los lugares donde graban el contenido que generapues se expone por completo su vida privada y la de toda su familia.

La vida social disminuye

Para convertir a hombre de influencia, se necesita tiempo, mucho tiempo. Hay que someterse a contenido de manera periódica y todo el trabajo que conlleva requiere dedicación. Además, «si el menor ha adquirido cierta relevancia en alguna plataforma, seguramente se verá obligado a dedicar una gran parte de su tiempo a actualizar su perfil». Esto es un primer signo de alarma para vigilar que no se produzcan, por ejemplo, una disminución en la asistencia a la escuela (suele ser un primer paso) or del tiempo que dedica a sus amistades ya su vida social en generalincluido el tiempo que pasa con la familia.

Inseguridades y acoso

Como ya hemos visto, la persona que quiere convertida en influencer está expuesta a comentarios, críticas y faltas de respeto, además de a los halagos. La negatividad es algo muy difícil de aceptar por parte de un adolescente, ellos no lo gestionan igual que un adulto, por lo que “Llegarse a generar una inseguridad excesiva para su edad, con puede tener repercusiones importantes en su salud emocional”. Al margen de esto, hago muy importante es que los niños extrapolan el conocido ciberacoso, que no es otra cosa que lo que acabamos de explicar, a la vida real. Junto a ello, pueden sufrir otros muchos problemas serios, como el sextear o el aseo.

[ad_2]

Source link