‘Mi hijo tiene TDAH: ¿qué extraescolar es mejor?’

by Ehsan

‘Mi hijo tiene TDAH: ¿qué extraescolar es mejor?’

[ad_1]

Al margen de los síntomas más o menos visibles, las repercusiones del TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) pueden afectar a muchas otras órdenes, como aprendizaje, conducta, relaciones sociales y aspectos emocionales, como autoestima.

Así lo destaca el Dr. Manuel Antonio Fernández, director del Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica (INANP) y neuropediatra, al que le hemos consultado acerca de las características de las actividades extracolares que más pueden ayudar a estos niños y adolescentes.

Encontrar actividades alternativas a lo académico

Para los menores con ADHD esencial encontrar diferentes áreas al puro terreno escolar donde pueden potenciar sus capacidades y talentos y desarrollar adecuadamente las áreas en las que mástran más dificultades.

«La extraescolar son una magnifica via para promover la socialización y la comunicación social, Desarrollar aspectos emocionales clave como la motivación, la seguridad y la autoestima, pero además, bien seleccionados y organizados, pueden jugar un papel básico en la regulación conductual”, explicó el experto.

¿Qué extraescolares son las más recomendadas en este caso?

A la hora de elegir la actividad extraecolar más idónea para un niño con TDAH el especialista destaca dos puntos clave:

  • que mar actividad con una estructura clara jerárquica y organizacional.
  • Que esté unida a una actividad grupal en la que el trabajo principalmente mar individual.

Es el caso de las artes marciales (en sus distintas modalidades), la natación, el atletismo y el ajedrez, detalla el director de www.elneuropediatra.es.

Artes marciales como el kárate, el judo o el aikido tienen unas normas muy definidas y en ellas la autoridad está muy establecida, además de exigir una actividad física de intensidad creciente que se realice de forma individual o de uno en uno. “Las actividades son de dificultad progresiva, los éxitos recompensados ​​de forma rápida y las rutinas son la base del funcionamiento.

Niña jugando al ajedrez©AdobeStock

¿Hay que elegirlas en función de los gustos del niño?

¿Cuándo se opta por la extraeducación en casos especiales como este, ¿hay que tener en cuenta las preferencias del pequeño o decantarse en función de sus necesidades derivadas del TDAH? Para el neuropediatra, «lo ideal es ser capaz de combinar las dos cosas».

Acertar no es siempre fácil porque el niño o el adolescente en muchas ocasiones no expresa sus gustos e interesados, ya sea por un problema de comunicación con sus padres o porque no los tienen claros.

Otra discapacidad puede surgir de falta de constancia. El menor empieza la actividad, pero la abandona inmediatamente. «Es algo bastante habitual y en muchos casos hay que plantarse si el tratamiento y la terapia están funcionando correctamente para facilitar unos mínimos de autocontrol suficiente para ello», subraya.

¿Cómo motivarlos cuando no quieren hacer extraescolares?

los falta de motivación para emprender nuevas actividades puede estar en muchos adolescentes. Es más, «todas las personas tenemos un mecanismo de defensa automático y muy potente cuyo objetivo es evitar el sufrimiento y mantener el mayor bienestar posible», comentó el experto del INANP. Es lo que hace que tengamos resistencias a la hora de acometer desafíos innovadores o que nos saquen de nuestra zona de confort.

[ad_2]

Source link